Hay análisis científicos que han hallado que adicional a los ácaros existe un número alarmante de gérmenes dañinos en los colchones donde dormimos. Las estadísticas están basadas en el análisis a 154 colchones de hospitales y otras instituciones que necesitan camas para brindar sus servicios, en el 50% de los colchones analizados se encontraron gérmenes como el Estafilococos Aureus y la Pseudomona Aeruginosa.

Estos dos contaminantes son los causantes de diarreas y otras enfermedades. Los expertos en la materia opinan que estos problemas deben ser mayores en colchones de hoteles, centros turísticos y, principalmente en casas privadas ya que hay menos control sanitario que el de instituciones públicas.

El análisis de los colchones se llevó a cabo para determinar qué tan efectivo era el proceso de descontaminación de la cama después de ser desocupada. Este proceso consistía en rociar un producto desinfectante al colchón. Los resultados del estudio sugieren que las formas comunes de desinfección de colchones, además de que no disminuyen la cantidad de microbios, ayudan al desplazamiento de estos de una parte del colchón a otra.  Ningún germen es eliminado por medio de este proceso.